The Dark Side of Startups

Dale play al lector veloz.

“The dark side of the moon is harder to see; beaming light on it costs energy. In the same way, beaming light on the unseen is costly in both computational and mental effort”.

Nassin Nicholas Taleb, The Black Swan

pink floyd

The Dark Side of the Moon fue un disco bisagra tanto para Pink Floyd, cómo para  la historia de la música. El disco es el segundo más vendido de todos los tiempos, sólo superado por Thriller de Michael Jackson. El álbum permaneció 889 semanas en Billboard 200 (más de 17 años!!!), siendo el de mayor tiempo de permanencia en esta prestigiosa lista.

El disco, que salió al mercado en 1973, contiene innovaciones únicas en sonidos para su época, como grabaciones multipistas y loops, utilizando más de 17 canales de grabación; algo innovador para aquél entonces. La motivación del mismo fue generar un impacto más lineal de la banda sobre el público, buscando empatizar con letras más directas.

Claro está que el objetivo de este artículo no es hacer un remake de la nutrida historia del álbum más reconocido en la historia de la música, ni mucho menos; sino mostrar una estrecha relación entre el albúm, su conceptualización y algunas habilidades emprendedoras que requieren tener los founder de las startups y sus recursos estratégicos.

Previo a relacionar conceptos del álbum con alguna destreza, vale mencionar que el disco fue varias veces validado antes de su salida definitiva al mercado, ya que los temas que componen el mismo fueron “experimentos” realizados en recitales durante el año 1972 y mostrado a la prensa especializada previo a su salida, en marzo de 1973. Esta experiencia les permitió iterar algunos temas y perfeccionar otros.

Como mencionaba, The Dark Side of the Moon posee una extraña relación con algunas cualidades o habilidades y destrezas que muchos emprendedores deben tener, tanto en el momento de crear su startup, como en el proceso de consolidación y expansión de la misma.

El disco, compuesto por dos lados, explica muchas de las habilidades que podría desempeñar un emprendedor para consolidar su proyecto; en cada tema del disco se tocan estas habilidades. Al escuchar “Speak to me”, “Breathe”, “Money” o “Us and Them” se puede ver cómo se desarrollan conceptos tales como la empatía, la relación y el vínculo, la importancia de no querer luchar por un status o dinero, sino tener un fin superador; y también la relevancia de no juzgar todo por la propia cultura, sino estar abierto a otros juicios de valor.

Pero tal vez el mejor vínculo que se puede encontrar en la relación de The Dark Side of the Moon con el emprendedorismo es el concepto detrás del disco en sí mismo y su arte de tapa; en dónde se toca un punto vital para cualquier founder de una startup, que es el hecho de ser introspectivo, de poner en duda las decisiones propias, de poder analizarse uno mismo, juzgar las acciones realizadas, escucharse. Ese es el concepto detrás de poder reflejar nuestro propio “lado oscuro de la luna”, ese lugar no explorado de nuestro ser, un estadío no visible, muy difícil de ver en forma cotidiana, que requiere un esfuerzo mental muy grande, ya que es ese espacio metafísico que requiere de un trabajo de meditación para lograr comprenderlo.

Todo emprendedor debe romper con ese estado de seguridad, de lograr lo palpable, lo visible, lo conocido, lo vivido; a fin de tratar buscar el reflejo de su lado oscuro u oculto. Replantearse constantemente los actos, dudando de ellos, le permitirá al emprendedor un crecimiento más robusto y sobre todo con una felicidad mayor.

The Dark Side of the Moon suena seguido en LaPlataHUB, en dónde siempre buscamos encontrar el reflejo de nuestro lado oculto.


Por: Nicolás Perazzo.

Los comentarios están cerrados.